El año pasado publicamos  que Nicaragua había levantado la bandera blanca que significa que el territorio centroamericano había sido liberado del analfabetismo. Fue una de esas noticias que nos llena de una suave alegría.

Hoy la información es el comienzo de una lucha que será más larga y difícil por el contexto mundial y por la propia realidad de desigualdad que vive el país de Sandino. Nos referimos a la lucha contra el hambre instalada por la desigualdad en la distribución de la riqueza que dejó el esquema colonial y perpetuó la burguesía local durante más de 500 años. “Hambre Cero” es la consigna y es la meta.

La otra campaña importante que se pone en marcha tiene que ver con la economía solidaria: es la promoción de la organización de diversas cooperativas de mujeres. También esta campaña se hace bajo la advocación de A. C. Sandino, organizador de las primeras cooperativas a comienzos de los años treinta del siglo pasado.

Precisamente en agosto de 1932 escribía el revolucionario: “Nuestro Ejército se prepara a tomar las riendas de Nuestro poder nacional, para entonces proceder a la Organización de Grandes cooperativas de Obreros y Campesinos nicaragüenses, quien explotarán Nuestras propias capacidades riquezas naturales, en provecho de la familia nicaragüense en general”.

La Casa de Nicaragua en Catalunya ha difundido “un póster que se refiere al bono productivo, iniciativa estrella en la campaña “Hambre 0” y se propone dar a conocer las buenas nuevas que vienen desde el país latinoamericano. Se agradece,  catalanes.